Sarya

Sarya
Se ha producido un error en este gadget.

martes, 21 de junio de 2011

Capitulo 1

“Cierra los ojos princesa, hay cosas que nunca deberías ver”.- Dijo su padre por última vez. Lo siguiente fue un tulipán entre sus manos y el ruido de los coches frenar tras un golpe seco contra el asfalto nueve pisos más abajo.
Ése era el recuerdo que latía en tu hipocampo.  Ése recuerdo era el que revivías en sueños. Ése recuerdo era el que te atemorizaba. Sólo tenías doce años cuando esto pasó, y tu vida cambió por completo desde entonces.
Sabía que valorabas todo mucho más tras eso y que criarte teniendo a tu abuela como única familia hacía que la ampliaras fuera de tu casa. Yo era parte de esa particular familia y humildemente me enorgullecía de ello, por el simple hecho de que tú me hubieras invitado a ser parte de ella. Sin siquiera planteármelo. Tu vida es una montaña rusa de emociones, un tablero enorme perpendicular a un eje minúsculo e inestable.  Quizás por eso te amarres a mí, quizás mi capacidad para evaporarme sea lo único que lo perjudique, pero cierto es que, para bien o para mal, tu vida cambia a mi lado.
Siempre me sorprendió de ti, tu capacidad para sonreír, ser feliz y reír. Me encantaba tu sonrisa, porque daba la sensación de que lo hubieras hecho siempre. Todo parecía demasiado fácil a tu lado. Eras demasiado positiva, nunca lo entendí. Pero aún  así… me encantaba, casi tanto como el brillo de tu pelo al alejarte o tu mirada firme, aunque nunca miraras a los ojos.
-          Te quedarás con las ganas, me parece. – Me dijiste cuando te lo comenté. Y yo sonreí, pensando que tardarías menos en hacerlo.

No hay comentarios: