Sarya

Sarya
Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Verdad


-          Mírame.- Escupí con odio en tu cara.
Silencio.
-          ¡Mí-ra-me!.- Te exigí, y tú agachabas aún  más la cabeza.
-          ¡He dicho que me mires!
Me giro. Te agarro de la melena y tiro de tu cabeza para atrás, para que, si abres los ojos, no tre quede más remedio que mirarme. Pero no. No podías hacerme caso. Apretaste tan fuerte tus párpados que lo único que haría que abrieses tus ojos era el dolor.
-          Tú… Cerdo… Sabes que esto puede durar mucho si insistes. Sólo te exijo que me mires. ¡Abre los putos ojos!
Nada, ni un cambio en la presión de los párpados. La rabia, mi cuchillo. Rajé tu párpado. Sangre. Ahí si abirste los ojos, cabrón. Ahí abriste la boca, los pulmones, chillaste como lo que eres. Un cerdo. Hundiendo la mordaza entre tus dientes.
-          Sangras. Chillas. Y por fin, me miras. ¿Sabes que no mereces tanto, verdad?¿Sabes que solo eres una sucia escoria? No vales para nada. No tienes familia. No tienes amigos. No tienes cariño. No tienes nada que realmente valga la pena. No tienes nada por lo que luchar y seguir con ésta vida. Dime un solo motivo y te dejaré huir. Uno.
Me mirabas con desconcierto. Creo que estabas confuso, abrumando, aunque solo me veías a medias. Con un ojo.
-          Mira. ¿Qué ves? ¿Ves un fracasado como tú? ¿O ves a alguien luchador, que no tiene miedo? ¿Crees que puedes verme a medias toda tu vida? ¿Andar medio ciego? No, se que te ha costado mucho oír lo que decía. Te ha dolido. No me has creido. Pero en el fondo sabías quien soy. Por eso te dolía.
Tu cara ya solo mostraba angustia. Ahora recuerdas que me conoces, aunque poco. Nunca nadie me conoce bien. O nunca del todo.
-          ¿Qué pasa? No recuerdas mi nombre ¿verdad?
Te quité la mordaza, llena de sangre de tu párpado.
-          N-no… .- mascullaste. Quizás nunca me viste. Quizás nunca quisistes verme.
-          Amigo, recuerdalo bien, por si me vuelves a ver, aunque no te acordarás. Verdad, así me llamo.

No hay comentarios: