Sarya

Sarya
Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Invierno en septiembre.

Cada pétalo caído del cerezo es un deseo al viento. Un sueño incumplido. Imposible.

Cada rastro de nieve sin prensar bajo los pies de nadie, algo que quedará en el olvido. Impoluto.

Cada trozo de hielo intacto una aventura sin disfrutar. Intacta. Reservada.

Cada nube que pasa por un campo sin nadie que descubra figuras una verdad por ocultar. Escondida.

Ahora voy camino a mis sueños, con las manos llenas de pétalos de cerezo,  pisando y oyendo el dulce sonido de la nieve compactándose bajo mis pies. Llegaré hasta el hielo intacto, bajo un cielo encapotado donde no se distinguen unas nubes de otras, y una vez allí, cerraré mis ojos.

Y recordando mis sueños y mis deseos lanzaré los pétalos al viento susurrante y me colocaré de nuevo mi gorro de lana, para volver a ninguna parte con una sonrisa. Comenzar así, una nueva forma de mirar la vida.

No hay comentarios: