Sarya

Sarya
Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 9 de junio de 2010

Cobarde y sangrante...

Dolor que sigue ahí, que no se va y me desespera, mi corazón late demasiado lento y demasiado rápido. Solo oprimo mi cabeza como un niño sus heridas para ver su sangre.
Ahora son mis ojos los que sangran transparente y duelen como herida abierta, tengo ganas de gritar mil cosas, mil verdades, que empeorarían las cosas.
Rasgo mis sabanas como desfogo de indecisión y duda.
El dolor solo está a un click de distancia, y a un play y un pause. Ya nunca podré pensar en lo correcto y en un mundo nunca visto, porque estarán en mi recuerdo, contigo...
Duele, duele, y duele, como herida que no sangra y mirarme al espejo, no es la solución.
Solo hay una manera de asegurarse de algo pero aún ahora, es el camino difícil, el de hacer lo que deseas.
Solo una persona valiente de verdad... lo haría.

No hay comentarios: