Sarya

Sarya
Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 29 de junio de 2011

El brillo vítreo de tus córneas contenidas


Y entonces lo vi.
Vi ese brillo vítreo en tus ojos, y
tras ello,
una lágrima caer.

Una lágrima
que hizo temblar al mundo
e hizo
que mi corazón diera un vuelco
y se quebrase.

Y aunque solo cayera una gota
fue suficiente
para expresar lo que tanto te costó ocultar,
lo que te hacía tanto daño
y no te dejaba ser
TÚ.

Para ti. Que nunca he dejado de quererte. Solo ha cambiado el sentido.

martes, 21 de junio de 2011

Capitulo 1

“Cierra los ojos princesa, hay cosas que nunca deberías ver”.- Dijo su padre por última vez. Lo siguiente fue un tulipán entre sus manos y el ruido de los coches frenar tras un golpe seco contra el asfalto nueve pisos más abajo.
Ése era el recuerdo que latía en tu hipocampo.  Ése recuerdo era el que revivías en sueños. Ése recuerdo era el que te atemorizaba. Sólo tenías doce años cuando esto pasó, y tu vida cambió por completo desde entonces.
Sabía que valorabas todo mucho más tras eso y que criarte teniendo a tu abuela como única familia hacía que la ampliaras fuera de tu casa. Yo era parte de esa particular familia y humildemente me enorgullecía de ello, por el simple hecho de que tú me hubieras invitado a ser parte de ella. Sin siquiera planteármelo. Tu vida es una montaña rusa de emociones, un tablero enorme perpendicular a un eje minúsculo e inestable.  Quizás por eso te amarres a mí, quizás mi capacidad para evaporarme sea lo único que lo perjudique, pero cierto es que, para bien o para mal, tu vida cambia a mi lado.
Siempre me sorprendió de ti, tu capacidad para sonreír, ser feliz y reír. Me encantaba tu sonrisa, porque daba la sensación de que lo hubieras hecho siempre. Todo parecía demasiado fácil a tu lado. Eras demasiado positiva, nunca lo entendí. Pero aún  así… me encantaba, casi tanto como el brillo de tu pelo al alejarte o tu mirada firme, aunque nunca miraras a los ojos.
-          Te quedarás con las ganas, me parece. – Me dijiste cuando te lo comenté. Y yo sonreí, pensando que tardarías menos en hacerlo.

sábado, 11 de junio de 2011

DESAHOGO (no os deis por aludidos)

   El latir del lado posterior del cráneo me hace llorar mentalmente. Recordar y revivir cada vez que he llorado. Me hace recordar, que casi nunca fue por un buen motivo o un motivo claro. Me hace pensar que nunca debí alejar lo que quise de mí. Y aquí vuelvo a estar, sola esperando a la nada. Sola esperando lo que nunca llega. Siempre me quedo sola. Os odio a todos, me odio a mí la primera, aún así… soy la que os da todo lo que tiene sin pensar que me vais a morder, sin pensar que lo único que quiero es un abrazo sincero.


        Que os jodan. A mí la primera. Nadie se merece esto, no se lo recomiendo a nadie. Solo quiero evaporarme como el humo de un cigarro. Solo quiero dormir sabiendo que no estoy sola. Quiero huir. Soy de todos. No soy de nadie. Darme por muerta, escupir de los mil mares. Alejaos de mi o no os vayáis. No estaré aquí para siempre. Siempre soñé con ser efímera.

Gracias.