Sarya

Sarya
Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 31 de julio de 2010

Desgarro mi pecho, para alcanzar mi corazón,  como si se tratase de una camiseta que quemase.
Me froto los ojos escozidos y doloridos como si pidiese un deseo en la lámpara.
Me estrujo el cerebro como una bayeta escurrida, como si fuese a explotar en cualquier momento y librarme de esa presión, ¡PUF! desapaerció.
No puedo más.
Verdaderamente voy a explotar.
Un cúmulo de sensaciones inexplicables, inconexas, contradictorias.
Una muchedumbre gritando lo que quiero, lo que debo y lo que tengo que evitar hacer.
Una carrera hacia el silencio.
Una musa posada en mi ventana, esperando que asestes el golpe final para que mi obra maestra sea creada.
Un deseo de que el tiempo pase... y rápido.
Un no deseo de una vida angustiosa, acelerada y precavida. Con sus errores. Con sus "quizás". Con sus "nosés". Sin ti.

Te quitaré la goma de borrar de tus manos pues empiezas a usarla,
ya borraste mi razón,
borraste mis ganas de seguir de pie,
de aguantar cada golpe
y ahora me caen,
estando sentada en el suelo.
Borrarás mis ganas de verte,
o al menos mis ansias,
borrarás mi apetito,
borrarás mi coherencia,
las ganas de que mi corazón lata
y que mi alma sienta,
me borrarás de ti.

Algún día te daré a elegir entre un lápiz y una goma.
Se lo que harás con ellas.


Me borrarás...

jueves, 29 de julio de 2010

Alicia.

Quiero detalles frágiles para mi vida,
quiero un beso en mis mejillas cuando estén doloridas,
quiero cariño pero el justo, en su justa medida,
me agobio con facilidad, pero quiero ser querida.

Quiero conocerme a misma, pero de mi me alejo,
es algo difícil, algo algo complejo,
no es más fácil conocerte si delante hay un espejo,
para conocer a tu Alicia, tienes que seguir al conejo.

El conejo blanco huye a su madriguera,
si no corres quizás se cierre la tierra,
esfuérzate por tus metas, la vida es una guerra,
piensa que es un viaje dónde tus compañeros no esperan.


domingo, 25 de julio de 2010

Grito

Me quedo sola con el calor de mis cascos, abandonada en mi cama, aplastando lágrimas contra la almohada. Golpeo con mi puño cerrado el colchón, y rebota, mientras maldigo mentalmente cada vez que me equivoco.
Los errores son humanos, pero no quiere decir que se perdonen u olviden. No perdono mis errores y siempre los tengo presentes.
Grito, con todas mis fuerzas, ahogando el sonido de mi garganta contra la tela de mi almohada.
Grito, intentando desgarrar mi pecho y mi garganta, arrastrando las puñaladas clavadas en mi estómago que pasan junto a mi corazón rajándolo, dividiéndolo y despedazándolo.
Grito, entre mis dientes que atrapan la tela, tela mojada por mis ojos cerrados como mis puños.
Grito, clamando al cielo por mi alma, mi alma rota que no volverá a ser la misma, que reclamará deseos de vidas anteriores.
Grito, para vaciar mi mente con el viento que expulso, porque lo que más necesito ahora es pensar con calridad.
Grito, como las voces agónicas que resuenan en mis oídos a través de un cable, que parecen sentir más dolor que nadie.
Grito, lo que ante ti cayo, lo que nunca te dije, lo que nunca te diré.
Grito, palabras que poco a poco se verán en un susurro que recorrerá el mundo hasta encontrar tus oídos y pedirte perdón, para hablarte, para que sepas que sigo aquí, esperándote sonriendo, agónicamente.
Paré de gritar. Parece que la almohada a ahogado algo más que el sonido, ha ahogado mi consciencia, gracias. Doy gracias porque ahora mi cuerpo descansa incosciente, y mi corazón se ha relajado, yendo al ritmo de las aspas del ventilador que suena sobre mí, mis músculos se han relajado, y espero aquí a que me devuelvas mi consciencia.



miércoles, 21 de julio de 2010

Egoísmo [Hate me]



Ódiame. Odiame pues no conozco ese lado tuyo.
Ódiame, porque perderás el tiempo, tarde o temprano me odiarás.
Ódiame, porque deseo cosas que tú odiarías.
Ódiame por quererte.
Odiame pues quiero olvidarme de las sonrisas que me dedicas y que se me graban.
Ódiame para que borre tu recuerdo que me lastima.
Ódiame, por el simple hecho de ser yo.
Ódiame por no ser otra.
Ódiame porque soy una inútil, torpe, y arrítmica.
Ódiame por lo que más odies y por lo que más ames.
Ódiame pues me será más facil odiarte a ti.
Ódiame pues así me será más fácil no quererte.
Ódiame joder, ódiame. Saca cualquier motivo, pero hazlo. Si del amor al odio hay un paso, ámame solo para después odiarme.

jueves, 15 de julio de 2010

En tus brazos.


Déjame caer en tus brazos, rendida. 
Deja que mis latidos se ralenticen, deja que crea en las hadas, las vea y las toque, déjame soñar.
Deja que mis párpados descansen de ver injusticias, porque los parpadeos no son suficientes, deja que que caigan rendidos ante tus poderes, vénceles, como tu solo sabes.

Sonríeme, pues tu sonrisa es un bálsamo para mi mente, bésame con el objetivo de una manzana envenenada, como si fuese mi última noche, hazlo rápido, líbrame de odiarte.

martes, 13 de julio de 2010

Clima metafórico.


El polvo torna el ambiente pegajoso, el clima me abruma y comprime, y no consigo que mi mente se libre del olor a paja mojada. La nube de blanco sucio cubre nuestras cabezas, llueve fango, solo podemos mirar.
Vagabundeo entre el viento del desierto y los bancos mojados, el cielo ciega y la calima me persigue. Corro, pero no me libro, grito, pero sigo presa, lloro más soy un reo.
Reo de pensamientos y corazón, reo de actos, palabras y consecuencias, reo de sueños y promesas, pero reo al fin y al cabo.

lunes, 12 de julio de 2010

N.T.O.


Evanescence -  Broken 


Te dedico un Pensamiento.


Para mi gente, a la que hecho de menos, temporal y definitivamente. Sobre todo para ti, te quiero abuela.

jueves, 8 de julio de 2010


(Dibujo mío, a bolígrafo, durante el Alemania España que no vi.)

Cráneos deformados por la ira, bocados hechidos de lujuria, que rompen dientes y afean carnes. Humos huídos de los labios suaves que se estropearán de nicotina, y se pegan al filtro. Sonrisas que se quedan grabadas en la mente por simples y complejas.
                Muertes que auguran un futuro incierto y quizás más dichoso, pero que no se buscan ni se quieren a pesar de este fin, aunque al fin y al cabo alguna vez sean deseadas.
Cuchillos clavados entre las costillas, retorcidos y sangrantes, solo acompañados por gritos de dolor y muerte. Venganza que jamás será tomada. 
Muerte. Sangre. Huesos. Dolor. Placer.

miércoles, 7 de julio de 2010

Abyss

Caigo en un abismo de pensamientos inconexos, que no me ayudan a que los esclarezca.
Mi mente cree estallar por palabras que gritan.
Salto hasta el techo para romperlo con mi cráneo y golpeo el suelo con mis pies descalzos.
Sangro palabras que no son pronunciadas y cierro los ojos para sentir cada derrame.
Late, late y late en mi cabeza la sangre bombeante, mis sienes se mueven al ritmo y dejo de ser arrítmica por un instante.
Solo me quedan seis metros para llegar al fondo del abismo y mi cuerpo se coloca para que el golpe sea certero, y así no notar mis latidos de nuevo.

sábado, 3 de julio de 2010

Ayúdame tiempo



Desátame el corsé de mis entrañas, deslígame de todo lo que odio.
Desvélame los secretos que me ocultas, y cuentáme la verdad de lo que dices.
Hazme correr por pasillos infinitos y déjame no sentir ni pensar nada.
Sígueme por campos de hierba alta, verde y fresca.
Déjame caer del Empire State de espaldas, y sonríeme cuando te tires tras de mí.

viernes, 2 de julio de 2010

Sad smile



Mito el reloj, deseo ver una hora distinta, veo los conectados,
quisiera ver nombres distintos.
Plasmar en un papel palabras que solo para ti tengan sentido.
Querer que msi tacones pisen el mismo suelo que mis pies descalzos.
Arañar las paredes en las que imaginé algún nombre. Gritar palabras
que nunca existieron, besar bocas que no existen, y cumplir sueños imposibles.

Déjame cometer un delito, déjame secuestrarte.
Déjame que te haga sonreir, dame motivos para ser feliz.
Sólo quiero eso... un motivo, un motivo para que mi sonrisa sea sincera,
o más sincera de lo normal.

Hoy he hablado con una amiga que me ha hecho sonreir y llorar en dos segundos,
el poder de la amistad, supongo, y me ha dicho una gran verdad.Las que mas sonreimos
somos las que mas necesitamos llorar, querida.