Sarya

Sarya
Se ha producido un error en este gadget.

martes, 29 de junio de 2010

Un año...

A escasas horas de una graduación que no es la mía, me pongo a sopesar este año ya pasado.
Amigos nuevos y otros de siempre, incluso algunos que tenían poco tiempo de estancia en mi corazón. También se pierden cosas. Muchas cosas. Pero si nos ponemos a valorar lo perdido y lo ganado… lo ganado quizás valga por dos.
Un año de sonrisas y lágrimas, pero sonrisas que quitan las ganas de llorar en un tiempo.
Un año rápido, acelerado y concentrado.
Un año de decepciones y de alegrías.  De oportunidades que se toman o se dejan escapar. De besos nunca dados y te quieros callados, de abrazos que se quedan en un amago de abrir los brazos, y que se reciben con los ojos cerrados.
Un año, para enmarcar en todos los sentidos. Para disfrutar, entre pinceles y carboncillos, entre películas y tardes de césped, entre nosotros, entre todos. 

domingo, 27 de junio de 2010

Infantil pero encadenada a la libertad mental.

Me siento totalmente infantil, enfatizado en mi impaciencia.
Quiero que pase rápido, quiero que pase ya. No se que quiero, pero lo quiero YA.
Lo quiero aquí y ahora, entre mis brazos.
Lo quiero tocar, lo quiero ver, lo quiero oler y saborear, lo quiero oír.
Lo quiero.
Infantil, estúpida, irracional, y evitando y deseando lo mismo y al mismo tiempo.
Es posible. No creo en los imposibles y eso, precisamente, es lo que más complica mi vida.
Según muchos tengo una vida facilísima, pero abre mi cabeza, y descubrirás un mundo de pensamientos y en su mayoría contradictorios.
Me educaron sin barreras mentales.
Ninguna.
Libre.
Pero ahora es eso lo que me ata.
No puedo establecer yo ninguna ahora.
Es demasiado tarde.
Demasiado tarde con menos de dos décadas de vida.
Me encierro en mi soledad para desenmarañar mis pensamientos enredados.

sábado, 26 de junio de 2010

Corazón de lana mordida.

Mis sueños huyen de ti, de mi imaginación escondida del mundo, de mi concepción diferente del mundo respecto a la realidad percibida por todos. 
Corazón rasgado. Corazón de lana mordida, de tiza nueva en la pizarra, que deja mis oídos destrozados de palabras que me vacían.
Envidias que matan más que esas bocanadas de humo. Sexo tan necesitado y prescindible que resulta extraño al paladar.Bailes que se quedaron en una intención de movimiento y que tienen miedo de salir por no causar decepción.
Solo esos ojos me hacen olvidarme de esto, solo marrones y misteriosos hacen borrar mis recuerdos por un minuto que podría aumentarse.

martes, 22 de junio de 2010

Duele fingir estar bien

No sabes cuanto duele fingir estar bien. Y mirarte. Y seguir fingiendo.

Sonreirte y fingir que no me duele, fingir que no me dañas solo con expresar un deseo en voz alta.
Te odio, te quiero, te vuelvo a odiar, pero te quiero más. Me torturas. Me matas.Me sangras. Te lloro. Te pienso.
Eres peor que un punzón en el pecho, y mejor que un abrazo en la oscuridad.
Eres tú y soy yo. Iguales, pero tan diferentes.

Solo déjame darle al play... y perderme... al sur de ninguna parte.

lunes, 21 de junio de 2010

Let me, this not easy.

Let me fly.
Let me happy.
Le me relax.
Let me.
My fucking mind don't let me be myself, don't let me thing straight. In my mind only have a pesimist thinkings, melancolic dreams, broken dreams...
Some people try changes this situation, but... they can't nothing, is my mind, is my problem.
If nothing of my problems be, I don't say this.
Everything be more easy... Why all be so difficult?
I don't chose my way... and this way... isn't easy.

sábado, 19 de junio de 2010

Fucking egoist

Duele mirar el horizonte y no ver tu silueta humeante con tus andares tan reconocibles.
Duele ver el primer segundo del reloj temblar entre línea y línea.
Duele una espera agónica, en la que cada movimiento del segundero se clva en tus córneas sangrantes de dolor que ésta espera provoca, pero se copensa con el lento palpitar del minutero.
Nunca un segundo se me antojó tan largo.
Nunca deseé tanto que pasase el tiempo rápido, pero que luego fuera tan lento.
Nunca fue así.
Ni mejor ni peor, pero siempre diferente.
Es así, he de asumirlo.
Nunca se lo dije en anteriores ocasiones, ¿porqué ahora si lo hago? ¿Por ti? ¿Por mí? ¿Por mi conciencia? ¿Por el egoísmo de sentirme desahogada y dejarte ese peso a tí? Definitivamente creo que es así.
Soy una jodida egoísta. Soy estúpida. No me entiendo. No se porqué lo hago.
Debería dejar la mente con las lentillas por las noches.
Debería olvidarme de todo esto.
Y tu de mi existencia, porque yo no puedo olvidarme de la tuya.

jueves, 17 de junio de 2010

Soy pirata sin destino (Volviendo al verso práctico).

Soy pirata sin destino/
aparente/
huyo de mi desatino/
allí hay demasiada gente/
¿alguien puede explicarme el mar bravío?/
¿expliarme la libertad del ente?/
todo lo que hago es creer en lo mío/
y no ser de ninguna religión creyente/
porque mi Dios es mi libre lbedrío/
y no me castigará aunque lo intente/.

Soy pirata sin destino/
aparente/
me crezco con los vinilos/
y eso lo sabe la gente/.
Soy pirata sin destino/
aparente/
creo mi propio sino/
doy libertad a la mente/.

Creo que mi alma huye/
de almas corruptas como la tuya/
de eso todos escabuyen/
evita hacerlo antes de que te destruya./
Traigo ron pirata para los que construyen/
los sueños de algo que constituye/
parte de su futuro, y eso incluye/
la felicidad de sus personas y la suya/
hay que darles ánimo y canción en la calle/
para ayudarles en la lucha/.

Soy pirata sin destino/
aparente/
me crezco con los vinilos/
y eso lo sabe la gente/.
Soy pirata sin destino/
aparente/
creo mi propio sino/
doy libertad a la mente/.

Que quede claro que soy libre/
pensadora/
que cuando me toques el timbre/
soy quien decide ahora/
que en emi cama de alambre/
decido quien lo invito a pasar las horas/
que si hace falta paso hambre/
pero no seré de las que luego lloran.




Hoy tengo el día azul.

Hoy tengo el día azul. Azul como el cielo que hoy no he visto. Azul como la tristza que me invade la jornada.
Azul sangrante y goteante, que cae poco a poco como los últimos granos de un reloj de arena. El cristal de mi ventana vuelve a estar frío esta noche.
La noche es jóven me dijeron, la noche me atrapa, me secuestra en pensamientos melancólicos, melancólicos de algo que nunca tuve ni tendré.
¿Por qué la noche me tortura? No deja que la disfrute, ni dormida ni despierta, con tu duda y la mia latiendo al ritmo de mi corazón.
¿Sabes lo raro que es estar mirándote constatemente a un espejo? Es lo que siento cuando hablo con esa persona, cuando la leo... Mirar a alguien y sentir que está viendo tu alma también, aún me pregunto cómo debo colocar el alma para rozarla con la suya.

Estúpida



Fuentes verdes sangrantes de humedad, de moho adherido a cada milímetro.
Fuentes que me miran, fuentes que emanan agua salina.
Tus fuentes que me hablan.


Fuentes que no pueden emanar más agua, fuentes que se quedarán secas de ti.
Que no verán la realidad nítida porque tú, estúpida, no paras de llorar.

miércoles, 16 de junio de 2010

Recorro y bailo, bailo y recorro.


Me gusta recorrerte con mis dedos.


Bailo clásico en mi salón
y mi pasillo de puntillas.

Deslizarlos por tus labios suavemente.

Sobre la madera.

Bajar a tu barbilla de menton dividido.

Las notas palpitan en mis oídos.

Subo por tu mandíbula hasta su oído.

Salto, y giro ágil.

Lo deslizo delicadamente por tu cuello.

La música marca un estribillo rápido
y yo la sigo.

Y llego a tu hombro delicada,
girándome poco a poco a tu espalda.

Nada puede hacerme parar ahora,
el ritmo me secuestra.

Mis dedos te hacen de ellos,
nada puede hacerme parar ahora.

Bailo clásico en mi salón
y mi pasillo de puntillas.

Me gusta recorrerte con mis dedos.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Me duele el arte


Me he dado cuenta de que vivo dolorida, que todo me duele.

Tus dudas, las mias, tus miradas, mis evasivas, tus evasivas, mis te quieros, mis lágrimas, mis sonrisas, mis pensamientos, mi sueño acumulado, mis sueños no deseados, mis besos nunca dados, mis abrazos remendados, mis placeres recortados, mi arte paralizado.
Mi arte, ese que ya comenté que es triste, que tenía abandonado, ahora vuelvo sin poder hacerlo bien, más bien forzado, con ganas pero poco inspirado.
Eso si que duele. Mi arte... abandonado, ese que siempre estuvo a mi lado, ese que compartía conmigo tardes de lluvia, ese que sentía conmigo cada nota de esa música, mi arte. La gente odia cuando le duel la cabeza, le duele algo, a mi me duele el alma, me duele el arte.

Encadenadas


Una eme negra sobre mi cabeza, cabeza que ya no piensa por si le hace daño, para daño el que me hace mi existencia inerte, inerte como las piedras que acumulo en mi corazón dormido. Dormido porque no siente nada desde que lo ropiste, o roto es como creí que lo dejaste, pero dejarlo es la mejor manera de conservar algo.


Algo podré hacer con este estado catatónico, catatónico de choques y sustos como tu huida, huida y pérdida que necesito para encontrarme, encontrando lo que siento y lo que pienso, aunque pienso que dibujando podría llegar a verlo. Veo las cosas para abajo cuando intento pensar mejor, pero mejor ver las cosas a tu modo, es un modo de tener la vida entretenida, entreteniendote viendo las cosas que no son a la medida de tu pensamiento, pensamiento libre y autóctono.

Autónomo es mi corazón pues yo no lo controlo, el control lo tienes tú así que cuidamelo, cuídalo como algo tuyo, porque lo que te dejan lo tienes muy descuidado. Descuida, yo me cuido sola es lo único que te encargo.

martes, 15 de junio de 2010

Tu desnudez bajo mis plumas

Intento recordar algo, algo sin más. Abro los ojos con dificultad y me doy cuenta de que algo me pesa en la espalda. Me giro y veo algo blanco, que se mueve, que se mueve a mi voluntad. Un momento, son dos. Espera, tienen plumas. ¡¿Porqué tengo alas?!


No me da tiempo a pensar más.

Oigo algo caer a la tierra que piso, miro al cielo y veo algo caer, sangrante, una gota de sangre me golpea en la nariz.

Abro mis alas y vuelo hacia ti, sin saber aún muy bien como hacerlo. Cuando aún solo he subido un par de metros ya te tengo en mis brazos. No estoy acostumbrada a tu peso, caigo casi dos metros y desciendo lentamente con tu cuerpo desnudo empapado en sangre hasta tocar suelo. “¿Qué te ha pasado?” te pregunto inocente, sin advertir tus heridas en la espalda. “Sólo fui generoso con algunas personas y mis alas fueron cortadas para dárselas a ellas”. Yo, tan lúcida como siempre pregunté “Entonces… ¿eres un ángel?”, “un angel caído me temo” respondiste con una media sonrisa.

Tras un largo tiempo de silencio, tu con los ojos cerrados en mi regazo, apoyado en mi y con mis alas protegiéndote te dije “Pero... ¿Valió la pena?” y tu solo respondiste “lo sabremos si sacas partido a esas alas”.

Tu desnudez sobre mis plumas

Un sueño infinito de sensaciones blandas, tu cuerpo en mi edredón descansado y mi mano por tu piel acariciando. Sueño que no se si quiero. Sueño que no aclara nada. Suelo soñar pero nunca esto.


Soy cuero y esto es terciopelo. Soy fría, no me hables, pero… bésame. Perdóname se te ato, es costumbre. Quiero ser yo quien te descubre, pero a veces deseo ser algo desconocido. Soy polipolar, la bipolaridad se quedó lejos de mi alcance, entiendeme, es más divertido que nadie te conozca del todo nunca. Con cada persona soy diferente, es mi juego, perdonadme si os sentís engañados, pero digo soy, no me hago la diferente.

Sigo soñándolo un par de veces más y le doy al pause mentalmente.

Doy al boton de rewind y me marcho de este sueño recurrente.

lunes, 14 de junio de 2010

“Me llamaron loco en el país de los clones”.

El arte nunca proviene de la felicidad.
Las musas vienen y te acompañan cuando estás triste, afligido o dañado. Las musas son las diosas morbosas del cielo,


que vienen a ver el dolor ajeno, y hacen que sea más tangible y palpable, que quede una muestra de ese sufrimiento. Solo los sentimientos que nadie desea para uno mismo son los que atraen a las divinidades de la creatividad, lo que nos daña y no nos deja otra vía que el propio arte para la expresión y expulsión de estos nuestros sentimientos, solo la violencia, pero no es un medio, si no una vía de escape, fácil, cómoda y viciosa. Aún así dicen que los artistas están locos. Díganme ustedes si cada vez que viniera su musa estuviese en ese estado, ¿no se volvería usted loco? Bien pensado, como dijo un artista: “las mejores personas están locas, ¡majaretas!”.

Acta non verba.

Es muy fácil hablar. Es muy fácil decir que vas a hacer y que no. Hablar sólo es emitir una serie de sonidos ordenados mentalmente con sentido provocado nuestras cuerdas vocales. Hablar sabemos todos, si no, escribir, más fácil aún. Muy valiente el ser humano para decir o escribir, muy valiente en la teoría, pero en la práctica deja lucirse a sus alumnos.


Solo debes hacer una cosa si no te gusta esta realidad cobarde, actúa, no hables, haz lo que deseas y hazlo ya, hazlo por y para ti, se egoísta, y hazlo por y para el mundo, se generoso. ¿Tienes dudas? Pruébalas. ¿Deseas esto? Haz todo lo que esté en tu mano para conseguirlo. Es pura lógica, ¿no crees?, ahora mira tus actos y dime si has sido valiente. Dime si te has privado, dime si te has avergonzado por algo que ibas a hacer, dime si deseas algo que nunca harás. Dímelo. Dímelo.

¿Cuándo dices que volvemos a encontrar nuestras miradas?

Abro los ojos y veo esos ojos mirándome, fijamente, mirándolos, a mis ojos, mirándome. No puedo parar de mirarlos, ni si quiera puedo cerrar los ojos mucho tiempo para evitarlo. Siento mis mejillas arder, cual verano frente a las brasas en el río, en las que contemplo hipnotizada el fuego. Mi parálisis dura lo que tu fría y a la vez cálida mirada, tiempo que se me antoja eterno. Ojos comunes pero especiales, que tienen algo que me fascina, una verdad tras la retina que de un misterio envuelve tu mirada. Una sensación me llena de tranquilidad e hiperactividad. Una angustia y comodidad inauditas. Un nunca y un quizá hecho ojos. Bipolaridad permanente en tu mirada, tu misterio y claridad. Tu pureza y perversión. Tu oposición permanente, tu yo oculto. Intensa sensación al mirarnos de nuevo… ¿Cuándo dices que volvemos a encontrar nuestras miradas?

domingo, 13 de junio de 2010

Give me a shot please...

Araño mi cerebro para explicar mis sentimientos, mis pensamientos, esa masa gris que me vacila, pero… no lo entiendo, tan pronto tengo las ideas claras como la maldita agua cristalina, como me encuentro en esta situación.

Give me a shot please…

Mi alma pide respuestas y yo no se las puedo dar… Mi musa voló a otras cabezas, otras manos, porque me dejó aquí tirada, con un lápiz inservible y un teclado inútil.

Give me a shot please…

Tengo la mochila cargada de sueños que nunca se harán realidad, de incertidumbres que nunca se resolverán, palabras que nunca se volverán hechos, promesas que nunca se cumplirán, lágrimas que nunca serán secadas, dolores nunca calmados y sonrisas que jamás seran vistas o sentidas. Jamás.

Give me a shot please, I need it…

Bury all your secrets in my skin...

Quema todos tus secretos en mi piel,
porque la muerte ya lo hará
y no habrá manera de serte más fiel
Sabes que nada más podrá
saberme tan dulce como la miel.

Quieres que te sea sincera,
grita como lo hiciste,
grita como si la vida te fuera,
sincérate, tu alma desviste,
como tu última primavera.

Aclara tus ideas,
se que no es fácil, no desesperes,
la vida te prepara verdaderas odiseas,
olvídate de lo que hasta ahora crees,
y fíate de lo que ahora veas.

sábado, 12 de junio de 2010

Miradas









Hay cosas que a diario si no las piensas no las valoras, cosas pequeñas,
como un abrazo de los que duelen o de los que llenan o que abren
el grifo de los vidrios, o miradas y silencios que lo dicen todo.
Hierba entre mis dedos, conversaciones banales y miradas perdidas.
Sonrisas, que hacen un vacio algo más.
Miradas a los ojos que susurran un par de palabras.
Ojos perfectos y pelo mojado, un pregunta y yo respondo,
y el ladrido de un perro.
Dolores que lastiman a quienes los observan, y que son ignorados
para no dar importancia al recuerdo de su origen.

jueves, 10 de junio de 2010

Dejando de lado la prosa, en un intento de recuperar mi verso.



“Corren vientos de musas”
dijo una poeta.
Inspirada entre exclusas
me hace sentir completa.

Cristales fríos y ahogados,
mojados por este lado.
Corre a apender un vals,
por y para mi tocado.

Sueños bajo mis pies,
tan bellos como aquella vez.
Soy diferente a como me ves,
se esconde mucho tras esta fría tez.

Cierro estos versos simpleros,
con un recuerdo de unas rimas,
mas no quiero ni un pero,
y espero que haya más.

miércoles, 9 de junio de 2010

Día de lluvia

Llueve tras el cristal y ante él.
Conversaciones bajo la lluvia humeantes de vaho.
Labios rotos y ladridos cercanos.
Deseo de correr, gritar, pegar,... abrazar con todas mis fuerzas.
Pego mi cara al frío cristal y vuelvo a llenarlo de vaho, pensando...

Cobarde y sangrante...

Dolor que sigue ahí, que no se va y me desespera, mi corazón late demasiado lento y demasiado rápido. Solo oprimo mi cabeza como un niño sus heridas para ver su sangre.
Ahora son mis ojos los que sangran transparente y duelen como herida abierta, tengo ganas de gritar mil cosas, mil verdades, que empeorarían las cosas.
Rasgo mis sabanas como desfogo de indecisión y duda.
El dolor solo está a un click de distancia, y a un play y un pause. Ya nunca podré pensar en lo correcto y en un mundo nunca visto, porque estarán en mi recuerdo, contigo...
Duele, duele, y duele, como herida que no sangra y mirarme al espejo, no es la solución.
Solo hay una manera de asegurarse de algo pero aún ahora, es el camino difícil, el de hacer lo que deseas.
Solo una persona valiente de verdad... lo haría.

domingo, 6 de junio de 2010


Dolor que hace sentir mi corazon desnudo y drogado, confundido por
todo y por nada. Deseo de evadirme rajando mis mejillas con
lagrimas de cristal, un segundo sin aliento y solo oir la verdad.
Un grito en el silencio, incomodo, interrupiendo, a oscuras.
Lo único que no escucho es lo que de dice en el grito, porque
cuentan lo que sentimos y yo no se ni lo que siento.