Sarya

Sarya
Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 8 de marzo de 2010

Reflexiones sobre papel mojado

Hoy es de esos dias que desearias que el tiempo se parase para dar rienda suelta a lo que te gusta y dejar para despues y que te de tiempo lo que realmente tienes que hacer.

Dibujar, escribir, o cualquier variante de defogue, desde esos "sencillos" métodos de expresión hasta gritar saltando en una cama desecha.

Hoy me alegro de que mis dibujos estén en papel de acuarela, y que lo que escribo, no sea en tinta para que no se corra.

Hoy, es quizás de esos días que te gustaría que todo el mundo y nadie a la vez se dieran cuenta de que estás ahí, que realmente existes. Nunca me he sentido lo suficientemente vital en la vida de una persona para que hable de mi cuando no estoy, y cuando me doy cuenta que me pasa, me sorprendo, sin más, y aunque lo deseo, nunca, nunca pregunto porqué.

Ahora, después de años de palos, verdaderamente creo que he aprendido a valorar muchos detalles en mi vida, a apreciarlos un mínimo. Mi mejor tarde es con alguna de las personas que aprecio o quiero hablando, sin que haga falta hablar de cosas "importantes", las cosas banales tambien son cosas y merecen ser tratadas igual. El solo comprartir algo más de mi con esa persona y ame da motivos para sonreir. No valoramos del todo NUNCA lo que tenemos, lo digo y lo seguiré diciendo, ni yo ni nadie, no hay persona tan perfecta de apreciar y valorar todo lo que tiene, y mucho menos de demostrarlo, mi materia pendiente, que se disputa el puesto con mostrar sentimientos. Ahora empiezo a hacerlo, pero no es fácil. Me he criado en una sociedad en la que era símbolo de debilidad, mostrabas cómo te podían hacer daño, y a la gente le gustaba hacerlo.

Supongo que mi historia es una más dentro de un montón de papeles, pero como dije al principio, es el dia de vaciar tu cabeza sobre el papel, sin necesidad de que a alguien le interese lo que quieras expresar, pero si has llegado hasta aquí, algo te importa.

miércoles, 3 de marzo de 2010

Aveces siento que mi corazón se escapa...

Cerrar los ojos...


y aferrar el corazon entre los

dientes, impidiendo así dejarlo


escapar...

martes, 2 de marzo de 2010

Volveré...

Miro por el cristal de tu coche.
Llueve.
Gotas que golpean con furia el cristal.
Un paisaje triste reflejado en mis retinas y un camino por el que no volveré jamás.
Mis lágrimas buscan fundirse con la lluvia pero el cristal las separa.
Golpeo el cristal con ira y grito, un grito que es ahogado por el silencio.

Quiero volver, es lo que más deseo, pero tu no me dejas ser feliz, grito, grito y grito, grito de dolor, pero ese sonido no es oído ni por nada ni por nadie, mi garganta se ha vuelto muda y me empiezo a asfixiar.

La muerte viene a por mi y yo me debato entre resistirme o no, suelo vencer pero nada garantiza que vuelva y me gane la revancha. Esta vez se da la vuelta y cuando consigo librarme de esas manos invisibles que rodean mi cuello, mi eterna amiga vuelve a por tan esperada revancha. Algún dia la parca vencerá y yo perderé mi suerte de principiante.




"Tus labios llegan a los mios y me dejo llevar,
cierro los ojos y me limito a volar,
es un sueño del que no quiero despertar,
pero despierto en aque beso que me das,
de despedida y nada más,
tu te suentes culpable y yo mal,
no me quisiste, no lo busques
no hay más,
si vivo en un sueño, es mejor vivir la realidad..."

lunes, 1 de marzo de 2010

Hysteria

Oir una canción y llegar al éxtasis con cada nota, con cada tempo.

Correr bajo la lluvia y y gritar con esa canción sonando en tu cabeza.

Llorar al otro lado del cristal mirando las estrellas.

Un rayo atravesando tu cuerpo y llenándolo de electricidad cada centímetro, del primer dedo de tus pies al último de tus cabellos.

Correr sin rumbo entre la gente.

Sacudir tu cabeza al ritmo a cámara lenta.

Despertarte con las manos unidas al cabecero de una cama con unas esposas.

Que en medio de una calle llena de gente alguien se gire te bese con furia y siga su camino.

Tocar una batería sin mirar y con furia.

Subirte a una azotea y gritar, cantar.

Correr entre los campos de trigo sin rumbo fijo.


Hacer todo esto y más.